Atención a los lunares

Una exposición sin control a los rayos solares puede causar alteraciones en la piel y la más grave de todas es, sin duda, el melanoma.

El melanoma es un tipo de cáncer cutáneo que se manifiesta a través de la aparición de una especie de lunar que tiene unas características diferentes. Para reconocer un lunar benigno de uno maligno los expertos recomiendan seguir la regla del ABCDE:

  1. El melanoma suele ser Asimétrico
  2. Los Bordes del melanoma son irregulares
  3. Su Color suele ser múltiple (varios tonos)
  4. La Dimensión del melanoma suele superar los 5 mm.
  5. Evoluciona de manera brusca con un cambio rápido de aspecto

Es muy importante que aquellas personas que presenten una cantidad elevada de lunares en el cuerpo vigilen su evolución mediante la autoexploración, sin olvidar aquellas partes del cuerpo en las que no tenemos una visibilidad accesible como son la espalda, la planta de los pies o la nuca.

Si se realiza esta práctica de manera habitual y se observa algún cambio significativo se podrá consultar a tiempo con un dermatólogo y así reducir el riesgo de llegar a desarrollar un cáncer de piel.

Dependiendo de su tamaño y localización, los lunares benignos y pequeñas verrugas pueden suponer un problema estético. Uno de los tratamientos más efectivos para eliminarlos es el Láser Erbio-Yag. Otra opción es la eliminación de los lunares a través de cirugía estética.